Entradas

cuidar los dientes de leche

Cómo cuidar los dientes de leche

¿Cómo cuidar los dientes de leche? Esta es la pregunta que más padres y madres nos hacen cuando traen a sus pequeños. Los dientes de leche, aunque provisionales, requiere nuestros cuidados de la misma manera que si fueran piezas definitivas. Por ello, es importante que, desde la aparición del primer diente, enseñemos a nuestros hijos y a nuestras hijas la necesidad de limpiarlos adecuadamente. Y que les concienciemos sobre lo importante que es mantener esta costumbre a lo largo de toda su vida.

En Clínica dental Pilar Rico dedicamos una línea de trabajo a la salud bucodental infantil, de ahí que siempre demos una serie de recomendaciones sobre higiene a nuestros pacientes más pequeños. Para que puedas conocerlos hemos redactado este artículo con el que queremos ayudarte a cuidar los dientes de leche de tus pequeños.

Cómo cuidar las primeras piezas dentales

Llamamos dientes de leche a las piezas dentales que aparecen en la boca de los más pequeños desde los seis meses hasta los dos años. Un tiempo en el que las piezas dentales se abren paso a través de las encías para facilitar la alimentación, el desarrollo del lenguaje y completan así el desarrollo básico de los más pequeños.

Estos primeros dientes también influyen notablemente en la alineación final de la dentadura. También en su distribución en las encías, por lo que es vital que estemos siempre observando su desarrollo y colocación.

Estas piezas que denominamos dientes de leche son muy sensibles, pues cuentan con un esmalte y una dentina muy fina, de ahí que requieran cuidados especiales. Entre ellos, prestar cuidado al consumo de dulces y chucherías, pues los azúcares atacan notablemente a los dientes y provocan que desde la primera infancia encontremos niños y niñas con caries.

Para evitar todo esto, lo más importante es seguir una higiene diaria. Mejor si puede realizarse tras cada una de las comida. Con ello retiraremos los restos de comida que puedan encontrarse entre las piezas dentales y, por consiguiente, evitar la aparición de la placa blanda, del sarro, y de las caries.

cuidar los dientes de leche

La higiene es fundamental en los dientes de leche.

Limpieza de los dientes de leche

Esta limpieza debe hacerse, al comienzo, con un paño que habremos humedecido previamente en suero. Y es que los pequeños no son capaces aún de manejar un cepillo de dientes. Poco después, les cepillaremos los dientes con agua de manera horizontal y con un cepillo de cerdas blandas. De esta manera, el pequeño o la pequeña irá aprendiendo cómo deben ser los movimientos a realizar.

Poco después pasaremos al cepillado dental con crema, pero esta debe carecer de flúor. Y es que su ingesta en edades tan tempranas puede provocar la aparición de fluorosis dental, una enfermedad que entorpece la formación del esmalte en los dientes. En esta etapa sigue con los movimientos horizontales, dentro y fuera de la dentadura e incluso comienza a presionar (siempre de manera suave) con el cepillo. Así evitarás que se acumulen trozos de alimentos entre los dientes.

Otro hábito que debes adquirir cuando tu hijo o hija tiene piezas dentales es la visita al dentista. Es importante tanto si hay alguna anomalía como si todo parece ir bien. Y es que cualquier posible alteración en el desarrollo de la dentadura, si se localiza en este momento del desarrollo, tiene una corrección mucho más sencilla. Además, es bueno que los niños le pierdan el miedo al dentista y que encuentren en sus visitas una forma de mejorar su salud general, no sólo la de la boda.

Si a pesar de todo esto, sigues teniendo dudas o la boca de tu pequeño presenta alguna particularidad. O bien porque desarrolla reacciones de alguna manera poco habitual, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Clínica dental Pilar Rico estamos preparados para responder y atender cualquier contratiempo. ¡Te esperamos en nuestra clínica!

Enjuague bucal y covid

El enjuague bucal podría desactivar el Covid-19

El enjuague bucal puede desactivar el Covid-19 en humanos. Esto es, al menos, lo que se desprende de un estudio que ha publicado la revista científica Journal of Medical Virology. Unos resultados que ha hecho público un grupo de investigadores del Colegio de Medicina de Penn State, en Estados Unidos. Científicos que desarrollan trabajos sobre cómo algunos antisépticos y enjuagues bucales orales podrían inactivar los coronavirus.

Una información que en España hemos podido conocer de la mano del diario 20 minutos, que presta atención especial a todas estas novedades.

En Clínica dental Pilar Rico siempre insistimos a nuestros usuarios en la importancia de seguir una correcta higiene bucal. Principalmente, porque nos puede ayudara prevenir enfermedades. Un hecho que los últimos estudios sobre prevención del COVID 19 avalan.

 

Enjuague bucal y Covid-19

La lucha contra el coronavirus se desarrolla en diferentes escenarios. Uno de ellos se ha centrado en la prevención. De manera que buscan sustancias que sean efectivas a la hora de neutralizar al este virus cuando entra en contacto con el ser humano.

En este sentido, los investigadores del Colegio de Medicina de la localidad de Penn State, en los Estados Unidos, han desarrollado trabajos en este sentido. Y han llegado a algunas conclusiones muy interesantes. Entre ellas, que varios de los enjuagues nasales y orales que empleamos habitualmente, y que, al parecer, tienen una gran capacidad para neutralizar el coronavirus humano. Un hecho que sugiere que estos productos bien pudieran tener la capacidad de reducir la cantidad de virus que se propagan por las personas que dan positivo en COVID-19.

 

Investigación sobre enjuague bucal

Para entender la manera en la que actuaban los enjuagues bucales realizaron una prueba en la que replicaron la interacción del virus en las cavidades nasales y orales con estas sustancias.

En este punto hay que tener en cuenta que las cavidades nasales y las orales son los principales puntos de entrada y de transmisión de los coronavirus.

Una vez aplicadas las soluciones, los investigadores dejaron que interactuaran con el virus durante diferentes tiempos. En un primer caso, tan sólo 30 segundos; posteriormente un minuto y, luego, dos minutos. Todo ello antes de diluir las soluciones para evitar que el virus se desactivara al completo.

Pues tras todo este procedimiento, los investigadores afirman que observaron que las envolturas externas del coronavirus humano y el SARS-CoV-2 son genéticamente similares. Un hecho que ha provocado que el grupo mantenga la hipótesis de trabajo. Esto es: que una cantidad similar de SARS-CoV-2 puede ser inactivada al exponerse a la solución referida

El enjuague bucal tendría que formar parte de nuestra higiene diaria.

Comprobaciones del experimento con enjuague bucal

Para poder medir la cantidad de virus inactivado, los investigadores pusieron las soluciones diluidas en contacto con células humanas cultivadas. Más tarde contaron cuántas células habían sobrevivido tras unos días de exposición a la solución viral. Posteriormente, usaron ese número para calcular la cantidad de coronavirus que se inactivó al exponerse al enjuague bucal o al enjuague oral que se probó. Las cifras eran alentadoras: nada menos que el 99% se habían inactivado. Lo que les llevó a afirmar que el enjuague bucal puede desactivar el Covid-19 en humanos.

Según los responsables de la investigación, los resultados son muy buenos y se suman a los que se han hallado en un estudio que muestra que ciertos tipos de enjuagues bucales podrían inactivar el SARS-CoV-2 en condiciones experimentales similares.

El siguiente paso de este trabajo es (para poder ampliar estos resultados) diseñar y llevar a cabo ensayos clínicos que evalúen si productos como los enjuagues bucales pueden reducir la carga viral en pacientes con COVID-19 positivo. Y que lo hagan de manera eficaz.

En la actualidad, el mismo grupo de investigación desarrolla líneas de trabajo en torno a los enjuagues nasales.

mojar el cepillo

¿Mojar el cepillo antes de lavarte los dientes?

Mojar el cepillo de dientes antes de proceder a su limpieza es un gesto habitual con el que las personas consideramos que estamos ayudando a mejorar el funcionamiento del cepillo. Sin embargo, esto no es así. En Clínica Dental Pilar Rico lo sabemos y solemos ayudar a nuestros usuarios a corregir algunos de estos hábitos para que aumente la eficacia de su higiene dental. Para que puedas beneficiarte también de algunas de nuestras reflexiones, hemos redactado este artículo con el que queremos ayudarte a responder la siguiente pregunta: ¿Es necesario mojar el cepillo de dientes antes de limpiarse la boca? Y es que cualquier gesto equivocado a veces puede resultar crucial para obtener los resultados esperados. Lee y comienza desde hoy a adquirir nuevos y buenos hábitos de salud dental.

 

¿Mojar el cepillo de dientes?

Muchas veces hemos mojado nuestro cepillo de dientes antes de proceder a limpiar nuestros dientes, incluso antes de poner la pasta dental sobre el cepillo. Pues hemos de saber que hemos estado actuando de manera equivocada.

Y es que mojar el cepillo de dientes antes del cepillado lo único que hace es elevar el nivel de humedad del mismo y aumentar la creación de espuma, un gesto con el que consideramos que estamos limpiando bien nuestra boca pero

que lo único que consigue el restar eficacia a nuestro gesto, pues el cepillo no puede arrastrar la suciedad con la debida fuerza.

Así pues, cuando vayamos a cepillarnos los dientes, lo mejor es que es esté seco. O, en caso de que sea de cerdas muy duras, lo mojemos lo menos posible. Así se podrá poner mejor la pasta dental que se  fijará directamente en el cepillo de dientes y de ahí a nuestras piezas dentales.

mojar el cepilllo

Un gesto que sí deberíamos hacer con más frecuencia de lo que lo hacemos es enjuagarnos la boca con agua antes de comenzar a cepillarnos. Se trata de un gesto con el que queremos eliminar los grandes restos de comida que pueda quedar en nuestra boca –especialmente entre los dientes- y neutralizar la acidez de algunos alimentos que hayamos ingerido. Alimentos que podrían debilitar el esmalte y hacerlo muy vulnerable al cepillado, lo que podría dañar a nuestros dientes de manera grave.

Si a pesar de ello consideras importante mojar el cepillo antes de poner la pasta dental, recuerda que debes emplear la mínima cantidad de agua posible para evitar que el exceso de humedad en el acto de higiene bucal.

En cualquier caso, recuerda que lo importante es que cepilles tus dientes después de cada una de las comidas y de que completes este gesto con otros hábitos complementarios como el uso del hilo dental, los enjuagues, etc. De manera que puedas abordar la correcta limpieza tanto de los dientes como de la lengua, la encía y el resto de la boca. Y es que es muy importante eliminar cualquier resto de comida que pueda afectar a cada una de nuestras piezas dentales.

En cualquier caso, recuerda que ante cualquier duda referida a la higiene dental, lo mejor es que acudas a la consulta de tu dentista. Sólo un profesional de la odontología tiene los conocimientos necesarios para resolver estas situaciones. Eso sí, recuerda que este servicio debes recibirlo en una clínica dental que cuente con todas las garantías legales y donde sus profesionales realicen todas sus actuaciones con medidas higiénicas y con material especializado. Espacios como la Clínica Dental Pilar Rico, donde ofrecemos todo tipo de servicios relacionados con tu salud bucodental empleando para ello las más innovadoras técnicas y contando con profesionales muy preparados y conocedores de todas y cada una de las práctica desarrolladas en nuestro espacio de salud.

endodoncia

¿Que son las endodoncias?

¿Que son las endodoncias?

Las endodoncias son una intervención que lleva el dentista en nuestra boca para salvar piezas dentales afectadas por caries profundas. Esta infección cariosa suele provocar la muerte de la pulpa dental, que es la parte interior del diente. Esa en la que se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos.

Esta inflamación de la pulpa dental suele ser muy molesta y conlleva alteraciones importantes en nuestra relación con la comida. De ahí, por ejemplo, que sintamos dolor al tomar alimentos muy fríos o muy calientes.

Leer más